14/12/17

La AIE contempla un exceso de oferta de crudo en 2018.

 

La agencia estima que el exceso de oferta podría ser de 200.000 barriles diarios en la primera mitad del año próximo

 

El tirón de la producción de crudo en Estados Unidos puede dar lugar en 2018 a un crecimiento de la oferta superior al de la demanda, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y eso pese a que la estrategia de la Opep de reducir sus extracciones cada vez la respetan más los países firmantes.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la AIE estima que el exceso de oferta podría ser de 200.000 barriles diarios en la primera mitad del año próximo, para invertirse en la segunda, cuando se registraría un déficit de la misma magnitud.

Eso pese a que el acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y de sus socios es cada vez más efectivo, ya que el cártel disminuyó su bombeo en 130.000 barriles diarios en noviembre, a 32,36 millones de barriles diarios, es decir 1,3 millones menos que un año antes.

De hecho, el compromiso se cumplió 115 % el mes pasado, lo que lleva su porcentaje acumulado al 91 % de media en los 11 primeros meses de 2017.

El problema para el cártel petrolero es que en paralelo el resto de países productores -los que no siguen su política restrictiva- elevaron su aportación en 300.000 barriles diarios hasta 58,5 millones de barriles diarios, sobre todo Estados Unidos.

En septiembre, ese país aumentó sus extracciones en 290.000 barriles diarios hasta 9,48 millones de barriles, la mayor cifra desde abril de 2015, y superior en 928.000 barriles a la que tenía un año antes.

Estados Unidos también está detrás de la progresión global de la producción de crudo en noviembre, en 170.000 barriles diarios hasta 97,8 millones de barriles diarios.

Por eso, los autores del estudio han revisado al alza sus expectativas sobre Estados Unidos, que debería incrementar su producción en 530.000 barriles diarios este año y 1,1 millones en 2018.

No obstante, en noviembre la oferta mundial era 1,1 millones de barriles inferior a la de un año antes, cuando los países de Oriente Medio y Rusia bombeaban petróleo a niveles récord.

Esa rebaja, como la del cojín de las reservas, explican las evoluciones alcistas de los precios en los últimos meses.

Las reservas comerciales de la Ocde disminuyeron de nuevo en octubre, en este caso en 40,3 millones de barriles a 2.940 millones, su menor volumen desde julio de 2015. Además, bajaron igualmente las de China por primera vez en un año.

Según las proyecciones de la AIE, si no hay acontecimientos extraordinarios en lo que queda del año, el precio medio del barril en 2017 será de 54,30 dólares por barril en el caso del Brent, lo que significa un 1,2 % más de lo que había calculado hace un mes. Eso supondría un incremento del 20 % respecto a 2016.

Para 2018, las primeras anticipaciones apuntan a una nueva subida del 5,7 % hasta 62,50 dólares el barril.

La agencia -que reúne a los grandes países consumidores de energía del mundo desarrollado- no modifica este mes sus previsiones sobre el ascenso de la demanda global de crudo (aunque eleva sus bases de referencia): 1,5 millones de barriles diarios más en 2017 hasta 97,8 millones de barriles diarios, y 1,3 millones adicionales en 2018, hasta 99,1 millones.

 

Fuente: elmundo.com.ve

 

Leyes y Decretos

Documentos y Datos

Licitaciones

 

 

 

 

Nuestros Patrocinantes