26/05/17

Hay consenso en la Opep para extender recorte de producción hasta marzo de 2018.

 

La reunión de este jueves de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) pareciera que no dará mayores sorpresas. 


Se espera que se apruebe de manera unánime la extensión del recorte de producción, que tiene la anuencia de Arabia Saudita y Rusia, productores de crudo que en conjunto extraen cerca del 25% del petróleo que se oferta a escala mundial.


La idea es sumar nueve meses más desde julio a marzo la reducción de la producción, que se inició a partir de enero de este año, y que según análisis de la propia Opep, ha sido un éxito, no solo porque se contuvo el desplome del valor del hidrocarburo, sino que además porque el porcentaje de bombeo reducido ha llegado a 98%.

Para analistas como Carlos Mendoza Potellá y Luis Oliveros la decisión de ampliar el recorte de la producción en torno a 1,8 millones de barriles por día, es una forma de blindar y mantener el equilibrio que al parecer ha privado en los últimos dos meses. Sin embargo, la meta de escalar a los 60 dólares por barril, luce imposible en los actuales momentos.

Mendoza Potellá sostiene que el crecimiento de las cotizaciones del Oro Negro está limitado por la incesante producción de crudos de lutitas que explota con éxito Estados Unidos. 

“Da la impresión de que estamos en una nueva banda con un piso cercano a 40 dólares y un techo cercano a 55 dólares por barril. No sé si esta vez, con la extensión, se rompa ese techo, pero no creo que vaya a ser mucho más allá”, estimó el experto.

Para Luis Oliveros los nueves meses de ampliación, y no los seis que inicialmente se manejaron, tiene que ver con el hecho de que el primer trimestre del año siempre hay una disminución estacional de la demanda y también de los precios. Entonces si solo extienden hasta diciembre podría generarse una caída importante de los precios.

El analista señala inclusive que los saudíes han evaluando la posibilidad, no solo de extender la medida sino que de ampliar el volumen de recorte, toda vez que la experiencia ha demostrado que cuando la Opep anuncia retiro de petróleo del mercado, los precios repuntan los primeros meses, cosa que no ocurre con una simple prorroga.

Oliveros considera que uno de los elementos que debe monitorearse, es la producción de los Estados Unidos, dado el anuncio del Gobierno de Trump de vender la mitad de las reservas estratégicas en los próximos años. El experto estima que ello no será un factor determinante, pero se resumen en más oferta en el mercado.

El otro y más contundente aún, dice Oliveros, es la proyección que formulan en torno a la extracción de lutitas, cuyo norte es llevar la producción estadounidense por encima de los 10 millones de barriles por día.

En este sentido, Mendoza Potellá sostiene que la extracción de este crudo no convencional ha sido el muro de contención de los precios, “la producción norteamericana de lutitas nos está trayendo nuevas sorpresas con la reducción de los costos y el desarrollo de nuevos yacimientos en la cuenca pérmica”. 

La ventaja de Irak sobre a sus colegas miembros del bloque petrolero, de no estar involucrado en la medida de recorte, podría ser un factor irruptor que haga desertar a otros productores, señala Luis Oliveros.

Los iraquíes bombean actualmente, según el último informe mensual de la Opep unos 4,3 millones de barriles por día, que lo coloca en el segundo mayor productor del bloque después de Arabia Saudita cuyo bombeo es de 9,9 millones de barriles por día.

A modo de conclusión Carlos Mendoza, considera que más allá del equilibrio de los fundamentos del mercado y de la caída de los inventarios, están las manipulaciones financieras de los mercados a futuro. 

“Los mercados a futuro hace rato están decidiendo. Están vendiendo crudo al 2018 en 55 dólares. Ese es el precio especulativo que ellos han fijado como nuevo techo para el próximo año. Y faltan nueve meses para el 2018. Eso siempre es una apuesta especulativa”, opina Mendoza. 

Los especialistas consultados coinciden en su preocupación por Venezuela y la agresiva contracción de la producción, que va más allá de su cuota de 1,97 millones de barriles por día. Oliveros destaca que de haber una continuidad en la situación del mercado la cesta venezolana no superará los 44 a 45 dólares por barril. 

Los resultados de la reunión están por verse. La apuesta de mantener el recorte hasta marzo de 2018, podría mantener el equilibrio logrado, sin embargo, se amasa la posibilidad de ampliarlo para dar señales mucho más contundentes al mercado.

 

Fuente: elmundo.com.ve

 

Leyes y Decretos

Documentos y Datos

Licitaciones

 

 

 

 

Nuestros Patrocinantes